La Copa de la Liga pone primera. Y la mirada estará puesta en los equipos que buscarán pelear por el título, y también en los que intentarán comenzar a sumar puntos pensando en el promedio, teniendo en cuenta que a fin de año volverán los descensos.

En la parte de arriba de la tabla Boca y River se presentan, como es habitual, como los grandes candidatos. Sobre todo luego de un mercado de pases que los tuvo como protagonistas y en el cual se reforzaron de la mejor manera.

River, con el plus que le da la continuidad de Marcelo Gallardo, fue tal vez el equipo grande que mejor compró: llegaron dos viejos conocidos, como Leandro González Pirez y Emanuel Mammana, y otro que fue héroe en Madrid e ilusiona a todo el mundo River, como Juan Fernando Quintero.

Además el Muñeco incorporó a Elías Gómez, al talentoso Esequiel Barco, al ex San Lorenzo, Andrés Herrera y a Tomás Pochettino, volante surgido de Boca que brilló en Talleres y pegó la vuelta tras un corto paso por la MLS.

A estos nombres hay que sumarles la base del plantel campeón de la última Liga Profesional (Armani, Paulo Díaz, Milton Casco, Enzo Pérez, y la joya Julián Alvarez, entre otros, quien seguirá en el club un tiempo más tras su millonario pase al Manchester City), lo que convierte a River en el gran candidato.

Boca, campeón de la Copa Argentina, compró menos pero hizo, tal vez, el mejor mercado de pases desde la llegada de Riquelme. Sin dudas el refuerzo que más movilizó a los hinchas fue el regreso de Darío Benedetto, el goleador que más rindió y más convirtió desde la partida de Martín Palermo.

El Pipa viene desde el Elche de España para ocupar un puesto clave, donde el Xeneize buscaba reforzarse desde hacía tiempo. Es cierto, con el joven Luis Vázquez, surgido de las Inferiores, Sebastián Battaglia encontró el gol que tanto necesitaba, pero Benedetto por jerarquía y trayectoria será una pieza importante para el equipo.

Otro regreso importante para darle juego y fluidez a la mitad de la cancha fue la llegada de Pol Fernández, quien brilló en la primera etapa de Miguel Angel Russo, cuando se vio el mejor Boca, y que se había ido tras una negociación polémica con el Consejo de Fútbol.

A diferencia de River, que tiene la ventaja de contar con un DT que está en el club desde mediados de 2014, Boca deberá afianzar a un técnico joven como Battaglia, que está dando los primeros pasos pero que no tendrá margen de error para encarar todo lo que viene.

Racing, con Fernando Gago, está buscando su identidad. Los resultados no acompañaron en el tramo final del campeonato pasado con Pintita en el banco de suplentes, pero la Academia buscará recuperar el protagonismo de años pasados.

Gabriel Hauche se sumó con su experiencia, tras la partida de un gran referente como Lisandro López, en su regreso al club tras su paso anterior: hay que recordar que en 2014 fue campeón.

Pero el pase que más expectativa generó fue el de Edwin Cardona: con el colombiano, un distinto, la Academia puede tener el juego que le falta de mitad de cancha hacia adelante. Habrá que ver si el ex Boca muestra el compromiso que le faltó en el Xeneize.

Independiente ya no cuenta con Julio César Falcioni, pero en su lugar llegó Eduardo Domínguez, un entrenador pretendido por varios clubes tras su buena campaña y el título logrado a mediados de 2021 con Colón. Podría decirse que el DT es la mejor incorporación para el club de Avellaneda, golpeado por problemas institucionales y económicos.

Tras la partidas de Alan Velasco, la joya del club, a la MLS, y de Silvio Romero, el goleador, al fútbol de Brasil, el Rojo sumó a Damián Batallini y a Leandro Fernández, quien volvió al club, más al ex River y Colón, Alex Vigo.

San Lorenzo, otro club con problemas institucionales y con pésimo rendimiento en el torneo pasado, donde estuvo cerca de terminar último, se ilusiona con la llegada de Pedro Troglio a la dirección técnica. De la mano del nuevo DT el Ciclón buscará cambiar la historia de los últimos tiempos, que tuvo como punto en común el desfile de muchos entrenadores que duraron muy poco tiempo.

En cuanto al plantel, más modesto al que tuvo en 2021, sin los hermanos Romero y el goleador Franco Di Santo, por caso, Troglio sumó a Ricardo Centurión como gran apuesta, y buscará darle al equipo su sello para sacar a San Lorenzo de la crisis.

Pero los clubes más grandes tendrán competencia dura, con rivales que también irán por pelear bien arriba. Vélez siempre es protagonista de la mano de Mauricio Pellegrino; Lanús quiere volver a su mejor versión con el regreso de Jorge Almirón, el DT que lo sacó campeón en 2016; Estudiantes busca afianzarse con el Ruso Zielinski; Defensa y Justicia, con Sebastián Beccacece, tratará de consolidar la idea que lo llevó a ser subcampeón del fútbol argentino el año pasado; Talleres, ya sin Alexander Medina, buscará repetir todo lo bueno que logró con el uruguayo, y Colón, sin Eduardo Domínguez, tendrá el desafío de mantener su nivel con Julio César Falcioni.

Mirando la parte de abajo de la tabla, la pelea por no descender será compleja. A fin de año volverán los descensos, donde Patronato y Sarmiento de Junín estarían perdiendo hoy la categoría. Tigre y Barracas Central, recién ascendidos, estarán obligados a sumar mucho para escapar de la zona roja. Al igual que Atlético Tucumán (puesto 20 de la tabla de promedios), Central Córdoba (21), Arsenal (22), Aldosivi (23) y Godoy Cruz (24).

Fuente ESPN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.