El crimen de la jubilada mendocina apunta a una brutal venganza

Margarita Toledo recibió 18 puñaladas.

Las investigaciones del crimen de Margarita Toledo, la jubilada mendocina brutalmente asesinada en su departamento de la localidad bonaerense de Berazategui, apunta a una venganza, según las pericias y averiguaciones realizadas por los peritos.

En tanto, las dos mujeres detenidas como sospechosas, se negaron a declarar en las últimas horas y continuarán en prisión acusadas como coautoras de un «homicidio doblemente agravado por ensañamiento y alevosía», informaron fuentes judiciales.

Se trata de Mariel Sauvage y Bárbara Estefanía Cimiotta, quienes optaron por no declarar.

A partir del resultado de la autopsia, que estableció que Toledo, de 80 años, presentaba 18 lesiones punzocortantes, de las cuales la mayoría podrían ser de tortura y sólo tres fueron mortales.

En esta instancia, el fiscal solicitaría este lunes la conversión de las aprehensiones en detenciones ante el Juzgado de Garantías 7 de Berazategui, a cargo de Gustavo Mora.

Las investigaciones, sugieren que el crimen pudo ser una venganza contra el hijo de la víctima, debido a que una de las detenidas lo había denunciado por abuso sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio