Ante la llegada de las bajas temperaturas y la necesidad de calefaccionarse desde Defensa Civil y Desarrollo Social recomiendan a la comunidad tomar las precauciones correspondientes para manipular los artefactos utilizados para mitigar el frío, así evitar intoxicaciones, accidentes o incendios.

Uno de los principales riesgo se registra en torno a la inhalación de monóxido de carbono. Para evitar esto es necesario revisar los aparatos de calefacción (tarea que debe ser efectuada por un gasista matriculado), manteniendo su limpieza y garantizando siempre que la llama – tanto de estufas como calefactores – sea de color azul.

Este gas es venenoso, incoloro e inoloro producto de la combustión incompleta del carbono presente en materiales como leña, carbón, gas (natural o de garrafa), kerosene, alcohol, gas oíl y nafta.

Otro consejo importante es no utilizar las hornallas de la cocina o el horno para generar calor en el interior de la vivienda.

Además se sugiere apagar estufas a leña y braseros antes de irnos a dormir, y mantener ventilados los espacios asegurando el ingreso de aire del exterior, asegurando no bloquear conductos o rejillas de ventilación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.