Twitter Facebook Youtube
En Mendoza se radican 15 mil denuncias anuales por maltrato infantil

La agresión física es una de las formas que más marcan a los niños en la vida.

Sin dudas, el maltrato infantil es uno de los problemas más difíciles de detectar, donde los niños carecen de la posibilidad de contar por las experiencias que pasan y que muchas veces, deja secuelas irreversibles. Muchos de estos casos son detectados en la escuela, pero muchos otros, siguen sin conocerce. Aún así, Mendoza registra entre 12 mil y 15 denuncias por maltrato infantil al año.

Muchos otros ejemplos son detectados cuando este maltrato se ha transformado en agresiones físicas y termina con los niños hospitalizados a causa de golpizas y abandono, como pudo conocerse esta semana, el caso de la bebé de tan sólo dos años, que era maltratada y vivía prácticamente abandonada por su madre. Esta no es una situación nueva, ni una problemática que se destapó esta semana porque año tras año, las cifras varían, dejando a la luz un complejo desafío que muchas veces manifiesta en el seno familiar, conductas y problemáticas sociales.

Según consta en el registro del Programa de Prevención y Atención Integral del Maltrato Infantil, la provincia de Mendoza recibe anualmente entre 12 mil y 15 mil denuncias de maltrato infantil al año, de los cuales 700 casos, corresponden a denuncias por abuso sexual. Otro dato que resulta preocupante, es que una gran parte de los casos, son registrados en los hospitales, lo que implica que la agresión está consumada.

La puesta en funcionamiento del servicio gratuito de denuncias al número 102, ha permitido que 10.120 denuncias se recepcionen a traés de este medio ya que la denuncia es anónima y puede realizarla, un familiar, un vecino e incluso muchas veces un familiar directo del niño como la madre, ya que muchas veces, el maltrato infantil es acompañado con violencia de género por parte de alguno de los progenitores.

Entre algunas de las herramientas que utiliza el programa, está el trabajo con uniones vecinales, jardines maternales e incluso consultarías familiares, donde se busca concientizar a las familias sobre la complejidad y la gravedad de la temática. Cierto es que un alto porcentaje de los abusos, se da en la clase media-baja, pero contrario a los que muchos creen, en la clase media-alta, la problemática también está presente y de acuerdo a lo que los estudios revela, en estas clases sociales, es donde más casos no denunciados existen, ya que el pudor, el mantener un estatus social o la idea de “humillación” a causa de la situación, es un condicionante para que las víctimas no radiquen la denuncia y el maltrato se transforme prácticamente en crónico.

El hecho de que esta problemática atraviese todos los estamentos sociales y culturales, es un contínuo desafío para todos los organismo y entidades involucrados en la temática, donde el objetivo es que la familia sea la que solicite ayuda y aunque haya voces encontradas al respecto, los planes de inclusión social como la Asignación Universal por Hijo,es una poderosa herramienta cuyos resultados se reflejan en la clase social con menos recurso, ya que el acceder a este beneficio, implica que los chicos obligatoriamente deban ingresar al sistema educativo y realizarse chequeos médicos.

El maltrato psicológico deja en muchos casos secuelas irreversibles.

La situación en San Rafael

El departamento de San Rafael no es ajeno a esta problemática, ya que registra un importante número de casos, cuyo número de denuncias se ha visto notoriamente incrementado gracias a diversos programas implementados desde distintos organismos tales como la Dinaf, la Policía Comunitaria y el Área de la Mujer, en los que se le brinda asistencia psicológica y legal a las víctimas de maltrato.

Ahora un dato curioso, es que muchos casos de maltrato infantil, son detectados por la denuncia de violencia de género que generalmente la mujer realiza y a raíz de ello, se “destapa” la problemática familiar que muchas veces, termina siendo sumamente compleja y que trae aparejado una carga adicional a los hijos, sobre todo en los menores y en edad escolar, que inconcientemente reflejan esta problemática en su desempeño escolar, que se ve notoriamente afectado por esta situación que les cuesta asimilar a pesar de que la gran mayoría de las veces, son mudos testigos de esta realidad.

Otro punto que cuesta asimilar, es también la articulación que muchas veces hace la justicia con los organismos encargados de bregar por los derechos de los niños. El hecho de tener pruebas de maltrato es fundamental para darle pie a la justicia a tomar intervención a través de los diversos organismos, pero muchas veces, estas “pruebas”, terminan siendo un condicionante y casi un “complice” de las circuntancias que les toca vivir a quienes la gran mayoría de las veces, no tienen la posibilidad de defenderse por si mismos.

  1. María Fernanda dice:

    Realmente cuesta creer que este tipo de hechos siga existiendo…creo que el desmembramiento de la familia es una de las grandes que desatan estas situaciones…vivimos demasiado acelerados…creo que eso tambien cuenta y si se desgasta la pareja, lo hijos son quienes lo pagan…debemos volver a recuperar algunos valores como la familia…

  2. Es una lastima que a veces tienen hijos personas que no se lo merecen


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>