Se trata de una herramienta que la comuna sanrafaelina pone a disposición de apicultores del departamento, quienes llevan los panales de donde se extrae la miel que luego tienen a su disposición para comercializarla.

«Es un espacio muy útil para nuestros productores apícolas. Actualmente estamos trabajando con tres días de producción y seis obreros fijos por turno, todo bajo estrictos protocolos sanitarios por la pandemia y con estándares provinciales y nacionales de higiene para el proceso», expresó la responsable del lugar, Iris Castro.

El proyecto fue creado en el año 2005 y se sostuvo en el tiempo hasta lograr una capacidad de producción de 140 tambores diarios.

Aquellos productores apícolas que quieran dejar su materia prima en la planta municipal, pueden acercarse a Tulio Angrimán al 1.500, solicitar un turno y luego presentar la documentación allí requerida.

EL PROCESO

A la sala los productores llevan sus cajas para extraer el producto de sus colmenas y, posteriormente, envasarlo en tambores de 200 litros y despacharlos al mercado.

Las instalaciones funcionan de acuerdo a las normativas vigentes para certificar e implementar programas de «Buenas Prácticas de Manufactura», bajo estándares que permiten exportar a los países demandantes de miel.

Año a año se atiende a más de un centenar de productores, quienes realizan la labor junto a sus familias y los empleados.

El uso de la sala de extracción comunitaria permite achicar los costos de producción y lograr mejores beneficios para los productores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.