Afirmó que si no se aprueba en el Congreso el acuerdo con el FMI puede haber “un profundo estrés cambiario” y más inflación

El ministro de Economía expone ante la Cámara de Diputados en la apertura del debate parlamentario sobre el acuerdo con el organismo. Dijo que si el Parlamento no respalda el programa habría consecuencias “en inflación, actividad económica, empleo y pobreza”

El ministro de Economía Martín Guzmán, y el jefe de Gabinete Juan Manzur expusieron ante la Cámara de Diputados sobre el proyecto de acuerdo entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional que refinanciará el crédito de 2018 y que requiere la aprobación del Congreso. El jefe del Palacio de Hacienda consideró que la falta de aprobación del programa con el FMI implicará “un profundo estrés” cambiario y que tendría consecuencias en la actividad económica, la inflación, el desempleo y la pobreza.

“Es nuestra responsabilidad marcar lo potencialmente desestabilizante de la situación si la Argentina enfrenta si no se refinancia la deuda de 2018. Enfrentamos caminos que se bifurcan, es un problema grave. Esta es una solución en pasos y este es uno muy importante. El acuerdo que hoy trae el Gobierno establece un camino transitable”, defendió.

“La alternativa es un crecimiento de la incertidumbre y no redunda en nada mejor. Por el contrario va a generar una situación de profundo estrés cambiario con consecuencias inflacionarias, la actividad económica, el empleo y la pobreza”, dijo el ministro de Economía.

“La alternativa es un crecimiento de la incertidumbre y no redunda en nada mejor. Por el contrario va a generar una situación de profundo estrés cambiario con consecuencias inflacionarias, la actividad económica, el empleo y la pobreza” (Guzmán)

“Desde lo fiscal se apunta a seguir estableciendo un camino de fortalecimiento del crédito y de nuestra moneda”.”Por eso es importante ir bajando el déficit fiscal para depender menos del endeudamiento y de la emisión monetaria. Se trata de un camino necesario”, sentenció Guzmán. “Argentina no cuenta con recursos para hacer frente a los vencimientos programados, lo que pone en clarísimo riesgo la estabilidad de la balanza de pagos en este mismo mes”, aseguró el ministro.

Juan Manzur, por su parte, dijo que la Argentina necesita de la firma del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un contexto político, dijo, en el que la crisis entre Rusia y Ucrania “ha impactado en las finanzas globales” y ha tornado “cambiante e impredecible la dinámica internacional”.

Al hablar ante comisiones de la Cámara de Diputados, Manzur criticó “el brutal y anacrónico uso de la fuerza armada por parte de Rusia que nuestro país condenó enérgicamente” y advirtió que “cuando la pandemia da señales de estar atenuándose, lamentable y desgraciadamente comenzamos a transitar otra situación de alta incertidumbre” a raíz de la guerra abierta por Rusia.

El primer cruce desde la oposición llegó desde el diputado del PRO Luciano Laspina, que consideró que el Congreso “no está para refrendar lo que negoció con el FMI, no tenemos potestad sobre eso”, cuestionó. “El acuerdo que usted firmó no es un tratado internacional. Es absoluta y exclusiva potestad suya. Nos quiere hacer socios de un ajuste inevitable porque en los ultimos dos años se quedó sin financiamiento. Quiere asociar a la oposición de un ajuste que ustedes no pueden evitar”, disparó.

“Es nuestra responsabilidad marcar lo potencialmente desestabilizante de la situación si la Argentina enfrenta si no se refinancia la deuda de 2018. Es un problema grave” (Guzmán)

“Usted decidió ir y firmar eso. No quiera que el Congreso refrende sus políticas por falte de coraje. Con la reestructuración de los privados nos vendieron que era la solución de los problemas de la Argentina y ahora tenemos 1.900 puntos de riesgo país. Nos viene mintiendo en la cara hace dos años”, criticó a Guzmán.

“El FMI no es cualquier acreedor. Se supone que debe hacer es proveer apoyo a un país cuando tiene un problema de balanza de pago, no apoyo a un Gobierno. Conceptualmente lo que se busca es que la Argentina actúe como Estado nación”, contestó el ministro de Economía minutos después.

Además le dedicó un fuerte cuestionamiento por una mención que hizo Laspina sobre el crecimiento de la deuda durante el mandato de Alberto Fernández: “Yo tengo experiencia como académico, como docente, contacto con pares, con hacedores de política pública. Me cuesta encontrar una situación en la cual se exhiba tamaña debilidad conceptual como cuando hacen conversión de pesos y hablan de endeudamiento en dólares”, le espetó.

Más tarde, otro fuerte cruce tuvo lugar con el diputado radical Martín Tetaz, que insistió reiteradas veces que el ministro Guzmán informe a qué precio el Gobierno adquirirá la energía que necesitará durante la temporada invernal para abastecer el pico de demanda. “Como ministro de Economía no tengo la bola de cristal para saber que va a pasar en el mundo con el precio del GNL”, respondió Guzmán.

“De las 40 preguntas no me estas respondiendo nada”, insistió Tetaz. No nos cuesta dar un número, pero si usted lee el programa verá que se está definiendo la segmentación que se busca ejecutar el día 1 de junio. Me hace una pregunta que no es relevante, porque hoy no se hace. Para definir un precio hay que saber cuáles son los costos en el que se define el precio, que incluye esos costos”, replicó Guzmán y buscó seguir con la respuesta a otras preguntas.

Guzmán, algunas horas antes de su presentación ante el parlamento, encabezó una suerte de reunión de gabinete económico ampliada, en la que estuvieron presentes Manzur; el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; el presidente del BCRA, Miguel Pesce, y la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti.

El encuentro fue la previa de la presentación del acuerdo con el FMI en el Congreso donde se dialogó “acerca de la dinámica y la exposición del ministro junto al equipo”, explicaron desde el Palacio de Hacienda. De la reunión, que se desarrolló en el salón Belgrano del Palacio de Hacienda, también participaron por el equipo del Ministerio de Economía, los secretarios de Política Económica, Fernando Morra; Hacienda, Raúl Rigo; Finanzas, Rafael Brigo y de Política Tributaria, Roberto Arias, entre otros funcionarios.

El domingo, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, Carlos Heller, del Frente de Todos (FdT), organizó una reunión entre Guzmán y los diputados que componen la comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas para definir el cuestionario y la estrategia oficial ante la presentación de este lunes.

Allí el titular del Palacio de Hacienda explicó “en detalle” todo el programa acordado y las políticas de los próximos tres años, que es el período de compromisos asumidos, y que no implican reformas previsionales, laborales ni privatizaciones”, según informaron fuentes con participación en ese encuentro.

El objetivo del oficialismo es firmar dictamen el miércoles, para que el proyecto pueda ser tratado por el plenario de la Cámara baja en una sesión especial que se solicitaría para el jueves o, a más tardar, el viernes. El acuerdo entre la Argentina y el FMI ingresó el viernes último a la Cámara de Diputados, consta de 137 páginas y está dividido en cuatro documentos: el proyecto de ley con cuatro artículos, el mensaje del Poder Ejecutivo firmado por el presidente Alberto Fernández y dos anexos adjuntos. Se trata de la primera vez que un acuerdo con el FMI es enviado al Congreso para su aprobación.

El memorando de entendimiento con el organismo incluye metas fiscales, de reducción de asistencia monetaria del Banco Central y de acumulación de reservas, pero también proyecciones de inflación, un esquema de suba de tarifas y recorte de subsidios y menciona la posibilidad de desarmar de manera paulatina los controles cambiarios.

En el texto, que consiste en un mensaje principal y dos anexos, se brindan las definiciones políticas, técnicas y los objetivos cuantitativos del nuevo programa. Son dos memorandos: el de políticas económicas y uno técnico. El primero hace un balance de los primeros dos años de mandato de Alberto Fernández en términos de medidas económicas y justifica por qué la Argentina necesita refinanciar su deuda con el organismo. Además, plantea los lineamientos principales y hace una declaración de principios sobre cuáles son los objetivos del programa.

fuente infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.