Ni los 37 grados de calor pararon el festejo. El retorno del tren abrió una expectativa inesperada para el pueblo ferroviario. Detalles del acontecimiento y proyección del servicio de transporte de personas que se sumará a la conectividad de Mendoza.

La vuelta del tren a Palmira: una nueva versión de "Volver al Futuro"

«Me llamo Laura Jácamo y soy hija de ferroviario. Mi viejo murió hace dos años y si viviera me lo hubiera traído hasta aquí (Palmira), aunque sea en sillas de ruedas. Creo que esto lo estoy viviendo desde mi pasión y me siento muy feliz. Hemos estado custodiando en Guaymallén las vías férreas del ramal Belgrano hasta Pie de palo que ya se han robado dos kilómetros de rieles y durmientes. Con mi hijo nos hicimos una zorra a motor para custodiar las vías y cuidar los rieles».

La prueba fue exitosa y la expectativa ahora tiene un antecedente concreto, el regreso del tren de pasajeros fue una realidad. El suceso hizo llorar a Laura y a su hijo de emoción porque juntos habían visto irse la última formación en marzo de 1993. 

En la estación de Palmira, el pueblo ferroviario del Este de Mendoza, todo el vecindario estuvo reunido ayer miércoles 7 para ver llegar el largo tren de pasajeros. A las 12:40, un bombero voluntario de 70 años cumplió con el rito de bautizar la locomotora y cada vagón con manguerazos de agua fresca que se evaporaba rápidamente por los 37 grados que se hicieron sentir duramente en la piel de cada celebrante.

Llanto de felicidad. Así recibieron Laura y su hijo al tren de pasajeros.

La pasión por el tren es muy vivencial en ese espacio agreste mendocino. El sol pega fuerte y la gente se mueve con cierta naturalidad, soporta la inclemencia en silencio y despaciosamente, es parte de la vida diaria, pero si viene un tren que transporta personas entonces después de 30 años todo se transforma. Es como si de un momento a otro, nos metieran en Volver al Futuro, en cualquiera de las tres películas que componen la saga protagonizada por el gentil Michael Fox. El viejo tren volvió, pero transformado en una nave futurista. Una especie de milagro real para cualquier habitante jarillero con alma ferroviaria.

Dato que justifica este informe. La llegada de un tren de pasajeros desde Buenos Aires es un hito importante para poblaciones que crecieron al ritmo del ferrocarril. Es el caso de Palmira. El miércoles 7 de diciembre quedará grabado como la vuelta del tren al pueblo para los antiguos y jóvenes habitantes de esa ciudad ferroviaria.

Detalle de la estación Palmira revolucionada por la llegada del tren de pasajeros.

El servicio sobre rieles

De acuerdo con la información publicada por el periodista Nacho de la Rosa el tren de pasajeros P75 llegó a la Estación Palmira (última en funcionamiento hasta ahora). «Salió a las 21:15 del lunes 5 de Retiro (Buenos Aires), paró en todos los pueblos, pasó la noche en Justo Daract (San Luis) y completó 1.028 kilómetros».

El acontecimiento fue una prueba del funcionamiento del ramal que hizo desplazar al tren entre las localidades de Justo Daract en San Luis y Palmira y la proyección es que con el servicio en marcha desde marzo de 2023 se llegue hasta la estación de Gutiérrez en Maipú para hacer trasbordo con el Metrotranvía. Faltan reparar unos mil metros de vías para que el tren llegue hasta la Estación Canota.

El tren tiene tres categorías: «camarote», «pullman» y «primera». Los coches de camarote preparados para dormir tienen espacio para que viajen 24 personas. Los vagones de pullman pueden transportar 54 y los de «primera» 72. Una formación puede transportar entre 400 y 500 personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.