Cuando casi han finalizado las labores de cosecha de la temporada estival, los productores deberán cumplir con las tareas pertinentes, lo cual se dificulta en cierto grado por la falta de agua.

El Ingeniero Raúl Besa, desde la Delegación de la Dirección de prevención de Contingencias climáticas, explicó para un medio local que en el caso de frutales, cultivos predominantes en la región «requieren humedad, algo de agua, para terminar de cumplir con su ciclo productivo. Se van a ver resentidas algunas labores culturales, como es lo que se llama fertilización de post cosecha o en el caso que se realice algún abonado orgánico».

«De todos modos -añadió- los cultivos con más inconvenientes podrían ser las forrajeras, que continúan todavía su ciclo y también los cultivos hortícolas, que si bien están finalizando el ciclo los de verano, pero generalmente tomate, pimiento, zapallo y melón, como se va haciendo las pasadas de cosecha, el cultivo sigue en producción mientras tiene agua. Para evitar este inconveniente se deberá hacer cosecha anticipada».

Besa sugirió además, trabajar con la anticipación adecuada, para tratar de iniciar los cultivos de invierno, con acopio de agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.