Argentina apabulló por 5-0 a Estonia este domingo gracias a los cinco goles de un Lionel Messi en estado de gracia, que hizo vibrar a los numerosos hinchas de la Albiceleste que se congregaron en El Sadar para apoyar a su Selección.

Es la primera vez que el actual delantero del París Saint Germain logra cinco goles en un partido con la camiseta de la Selección Argentina y la segunda en su carrera, puesto que lo logró con Barcelona ante Bayer Leverkusen en la UEFA Champions League.

A pesar del carácter amistoso del encuentro, la hinchada argentina acudió en masa a El Sadar para apoyar a su Selección. El ambiente vivido en las inmediaciones durante la previa bien podría haber sido el de un partido grande y Messi fue titular para el disfrute de todos los espectadores.

La Albiceleste llegó a Pamplona tras conquistar la Finalissima el pasado miércoles en Wembley ante Italia y el duelo no pudo comenzar mejor para los dirigidos por Lionel Scaloni.

El arquero estonio Igonen cometió un claro penal sobre Pezzella. Messi tomó el balón y firmó el primer gol desde los once metros en el minuto 9.

Los de Scaloni acapararon la posesión del balón con mucha movilidad de sus atacantes, aunque el combinado estonio pudo hacer el empate a través de Zenjov, quien llegó justo en un uno contra uno frente a Armani y no pudo dirigir bien su disparo.

Tocó y tocó Argentina buscando a una Estonia bien plantada con una defensa de cinco futbolistas y una línea de cuatro por delante. Messi anotó el segundo tras una pared con Papu Gómez. El astro argentino golpeó con el interior de su pierna izquierda ante Igonen.

Tras el descanso, más de lo mismo. Messi se llevó el balón a casa al meter el tercero. Los argentinos dominaron en todo momento y el delantero del Paris Saint Germain marcó el cuarto tras gambetear al portero.

El exfutbolista del Barcelona no necesitó esforzarse al máximo para salir ovacionado de Pamplona. Sin sacar a relucir su magia, metió el quinto cuando todavía restaban 15 minutos para el final. Estonia vio cómo su muro defensivo no respondía.

Los bombos y platillos no pararon de sonar junto a unas gargantas que esta semana deberán guardar descanso tras el esfuerzo realizado para que Argentina se sintiese como en casa. Se pudieron ver camisetas de muchos equipos argentinos.

Finalmente, se llegó al minuto 90 con un estadio de pie despidiendo a sus ídolos, que les regalaron una bonita noche antes de que los jugadores comiencen sus vacaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.